La compra online ayuda a controlar los gastos en alimentación

La compra online ayuda a controlar los gastos en alimentación

El 40% de los consumidores declararon tener un control mejor de lo que gastan a la hora de hacer la compra de alimentación si compraban por internet. De hecho, este control está junto a la comodidad y el ahorro de tiempo como principales ventajas que ofrece hacer la compra online de ese tipo de productos. Son algunas de las conclusiones del estudio FoodISDIgital realizado por la empresa IPSOS.

Este informe analiza los hábitos de consumo y de comportamiento de los Foodies (como así se ha llamado a los aficionados a la comida y a la bebida desde tierras anglosajonas) en las reservas online de restaurantes, en pedidos online de comida a domicilio y en la compra de supermercados online en España.

Más de 80 millones de euros

En nuestro post nos centraremos en la compra por internet para llenar la nevera, y la razón es que, según datos de la firma de investigación de mercados responsable del estudio, la categoría hipermercados, supermercados y tiendas de alimentación están ya entre los diez primeros segmentos de venta en el comercio electrónico español, con una facturación trimestral de más de 80 millones de euros. Esta cifra supone el 3,7% en el conjunto de las compras digitales en España y tiene un crecimiento interanual del 64%. Sin embargo, esta cifra solo representa entre el 1% y el 2% de las ventas totales del sector.

Del análisis de esta compra online se desprende, a modo de conclusiones, que son las mujeres quienes más realizan este tipo de compras, que los consumidores gastan de media por cada compra cerca de 82 euros (concretamente 81,8 euros), que el 75% compran al menos una vez al mes, el 25% una vez cada 15 días y el 14% compran por internet cada semana. Lo vemos más desglosado a continuación.

¿Por qué se compra online? Sobre todo, por el tiempo y la comodidad en general. Así, el 69% respondieron “no tengo que desplazarme”, el 60% “por los horarios, puedo hacer la compra a cualquier hora”, el 55% “por tiempo, ahorro tiempo”, el 52% “por cuestiones de transporte, me lo traen a casa, no tengo que transportarlo/cargarlo yo”. Más a distancia se quedan, con el 34% “los precios, consigo mejores precios”; “porque hay productos que no se encuentran en otros sitios” se lleva el 27%; “porque me permite elegir los productos que me gustan en varias tiendas distintas” se lleva el 19% y, por último, con el 10%, se queda “porque guardan mi último ticket y es más fácil hacer la compra sobre él”.

¿Qué se compra? Según se desprende de FoodISDIgital, en el top 3, y con el 88% de peticiones, se encuentran los envasados; las bebidas se quedan en segunda posición, con el 82% de clicks, y los lácteos ocupan el tercer lugar, con el 64% de las peticiones online.

Otros productos como fruta y verdura, carne y pescado (los perecederos), no se encuentran tan alejados de la lista de compra como en estudios anteriores y ahora llegan al 44% y 37% respectivamente.

¿Quién compra? Sobre todo, mujeres, que realizan una compra al mes, como media, y sobre todo están en la zona centro del norte de España, Madrid y Levante.

¿Dónde y desde dónde se compran? Los consumidores recurren a las webs de los supermercados e hipermercados especialmente, contestaron de esa forma el 77% de los encuestados; en segundo lugar, están los portales de compra global (por ejemplo, Amazon, Glovo, etc.) y cerrando el pódium se quedan las tiendas especializadas por tipos de comida o de dieta, con el 25%.

Las compras se hacen, sobre todo desde casa, como así lo demuestra el 94% de las respuestas en este sentido; e 18% realiza sus compras desde el trabajo, y el 16% de los consumidores compra en cualquier lugar o camino a alguna parte.

Y para comprar, el dispositivo más utilizado es el ordenador, el 70%; después con el móvil, el 22%; y en tercer lugar la tableta, con el 7%. Además, el 31% (un tercio de los consumidores) utiliza alguna app para hacer las compras de alimentación en internet.

Detalles de la transacción. 4 de cada 10 compras son online. De hecho, este canal alcanza ya el 38% de las compras de alimentación (el 62% se realiza en persona). El método de pago mayoritario es la tarjeta de crédito o débito (87%) aunque también se usan mucho plataformas como Paypal (47%).

Envío y costes. En el 90% de los casos existen costes de envío. El 62% acepta el pedido (siempre que los gastos sean razonables); el 28% rechaza el pedido, no admite gastos adicionales y a un 10% nunca le han intentado cargar gastos de envío.

Y, por último, el tiempo medio para recibir el pedido es de 1,7 días. En un 77% de los casos no existe ninguna incidencia al respecto, y el 75% de los ciudadanos que detectan un motivo de queja, reclaman.

La compra online ayuda a controlar los gastos en alimentación

Otros puntos de interés del estudio

Sobre reservas de restaurantes:

– El usuario de reservas online sale a comer o cenar con una alta frecuencia y apenas muestra

diferencias en sus hábitos por la edad.

– Reservan más las mujeres

– El gasto medio se sitúa en 42 euros

– Las recomendaciones de amigos tienen un peso decisivo en la elección de establecimientos

– El 49% de usuarios valoran su experiencia por internet

– El canal online para la reserva lo utiliza un 30%, muy por debajo del teléfono (70%). Sin embargo, tiene cada vez mayor influencia por la interactuación que permite y la libertad de horarios y uso.

Sobre la comida a domicilio:

-El ticket medio se sitúa en 22 euros por envío y 3 de cada 4 veces termina consumiendo más de lo que tenía pensado

– Internet es la principal fuente de información y de reserva, especialmente el móvil.

– Los consumidores pagan más veces en efectivo, pero si se usa la tarjeta, se impone la compra online

– La publicidad es un claro desencadenante de consumo.

Con todos los datos los datos en la mando, Nacho de Pinedo, CEO del Instituto Superior para el Desarrollo de Internet (ISDI) – organismo para el que se ha realizado el estudio-, concluye que “internet se está consolidando como el entorno natural para reservar restaurantes o encargar comidas por parte de los usuarios españoles, aportando una gran segmentación para adecuarse a los gustos particulares de los usuarios y un canal perfecto para opinar y compartir experiencias. Por otro lado, la compra de alimentación online está todavía poco desarrollada: representa un 3,7% del conjunto de las compras digitales de los españoles, el noveno puesto en el ecommerce español con apenas 80 millones de euros de facturación al trimestre. Sin embargo, es el sector con mayor potencial: su crecimiento interanual es del 64% y le queda todavía mucho margen hasta alcanzar el nivel que ocupa en países de nuestro entorno como Gran Bretaña, donde representa el 20% de las compras anuales de los ciudadanos británicos. La clave para desarrollar a corto plazo este sector es reforzar valores añadidos del canal más allá de la comodidad y ahorro de tiempo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *